Para cualquier empresa, contemplar la posibilidad de exportar a los Estados Unidos resulta atractivo. Estamos hablando de un mercado de más de 300 millones de personas con alto poder adquisitivo y que en la actualidad es el más poderoso del mundo, por lo cual para cualquier marca, producto o servicio, acceder a tan importante plaza significa un salto cuántico importante.

En términos generales, la legislación estadounidense brinda facilidades para la inversión extranjera y no requiere que los empresarios sean ciudadanos americanos para poder materializar sus inversiones. Además, no existen montos mínimos exigidos de inversión, lo cual implica un acceso bastante democrático al mercado si se cumplen ciertos requisitos.

Para iniciar los trámites de constitución de una empresa, los inversionistas interesados no tienen la obligación de viajar a los Estados Unidos, pues los trámites pueden ser realizados a distancia a través de agentes autorizados en procedimientos ágiles y que no resultan especialmente costosos. Existen múltiples modelos jurídicos bajo los cuales pueden constituirse empresas en este país y no se realizan trámites de verificación de antecedentes de los accionistas.

Ahora bien, nuestra experiencia facilitando el acceso de múltiples productos en los Estados Unidos, nos impulsa a recomendar seguir algunos pasos básicos a fin de facilitar el éxito de su marca en este nuevo mercado, que detallamos a continuación:

  1. Realizar un plan de negocios y un estudio de mercado para su producto: Conocemos casos de productos muy exitosos en sus países de orígen pero que no encuentran la forma de adaptar su enfoque de marketing en un mercado tan grande como el estadounidense que además tiene un comportamiento heterogeneo. Es por ello que ofrecemos a su marca un diagnóstico integral de la situación actual y del público objetivo en el que deben enfocarse las primeras estrategias, en función de esto recomendamos el marketing mix recomendado para dar los primeros pasos de forma exitosa tomando en cuenta un elemento muchas veces infravalorado: la idiosincrasia del país receptor.
  2. Elegir la ubicación: al ser los Estados Unidos un país federal, las leyes en cada estado varían entre sí. Además, su producto pudiera sacar provecho de ciertas ventajas competitivas adicionales si su empresa se constituye en ciertas zonas o estados de la federación. Podemos ayudarle a establecer la ubicación más conveniente para su marca de acuerdo a sus necesidades.
  3. Seleccionar el nombre y la estructura de la empresa: En la selección del nombre, recomendamos siempre verificar previamente la disponibilidad para registrarlo y en lo posible que exista un nombre equivalente disponible también como dominio en internet para garantizar su futura presencia digital. En el caso de la estructura, como dijimos antes existen diversas figuras jurídicas para la creación de empresas, por lo cual recomendamos tomar en cuenta para una correcta elección, el modelo de su negocio, número de accionistas y la forma en que estos realizan el aporte de capital. Con nuestra asesoría, usted siempre tendrá la recomendación ideal para el tipo de empresa a constituir.
  4. Establecer una dirección física y solicitar la incorporación o registro: con nuestro servicio, usted puede contar con una dirección física en los Estados Unidos sin necesidad de rentar una oficina, lo que representa un ahorro significativo para su nuevo proyecto. Una vez la tiene, la solicitud de registro de la empresa resulta aún más sencilla.
  5. Atender las obligaciones tributarias y las licencias: de acuerdo al status de los inversionistas, la empresa deberá acudir a diversos registros de identificación fiscal para atender sus obligaciones tributarias, y también debe tener un contador que le oriente para cumplir con ellas. Es común también la necesidad de obtener ciertos permisos o licencias para operar, en lo cual le orientaremos con el mayor gusto.
  6. Apertura de cuentas bancarias y trámites migratorios de ser necesarios: como resulta lógico, su empresa requerirá la apertura de cuentas bancarias para su normal operación. Del mismo modo si alguno de los accionistas desea tener presencia física en los Estados Unidos, deberá tramitar su permiso de residencia a fin de tener un status legal en el país.

Confíe el inicio de esta nueva etapa para su empresa en especialistas y evítese costos innecesarios. Ingrese al mayor mercado del mundo de forma rentable y exitosa.